martes, 17 de mayo de 2016

TODOS DEBIERON ESPERAR EN LA CALLE

Los allegados al Rojo y los jugadores que no formaron parte de la delegación no pudieron ingresar al vestuario una vez concluido el partido. La Policía impidió el ingreso a los camarines, situación que se repitió con los medios de prensa. Allí, sobre la calle, y en medio de la noche, debieron efectuarse a las apuradas las notas de rigor.

No hay comentarios.: